"Hacer Discípulos" lema parroquial para la Cuaresma 2017 en Ntra. Sra. de Guadalupe


El Equipo Parroquial de Liturgia  de Ntra. Sra. de Guadalupe, y nuestro párroco, dedicaron la mañana del jueves 23 de febrero, a preparar la decoración de la Cuaresma 2017.
Siguiendo con las líneas del Plan Pastoral Parroquial 2015-2020, y dentro de la pre-misión parroquial, se ha elegido como lema: "Hacer discípulos". Para poder desarrollar esta idea se ha ido al evangelio Jn 19, 25-27. ¿Quién mejor que la Madre de Dios para enseñarnos a ser verdaderos discípulos y para hacer discípulos?. 

Del Evangelio según san Juan 19, 25-27
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María de Cleofás y María Magdalena. Jesús, al ver a su madre, y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre:  «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo:  «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

En el Templo Parroquial dedicado a la advocación Mexicana de Ntra. Sra. de Guadalupe, Emperatriz de las Américas, se encuentra desde el año 2013, una imagen de una dolorosa que ha recibido el nombre de Ntra. Sra. de Los Desamparados. Esta se encuentra todo el año en la nueva Capilla de La Reconciliación realizada en el mismo año para acoger e integrar a la imagen en el Templo Parroquial. 

A falta de algunos detalles, que se irán colocando en estos días, previos al I Domingo de la Cuaresma, se puede decir que el Templo Parroquial se encuentra preparado para acoger y ayudar a entrar en el lema-objetivo  Cuaresmal  escogido  desde la parroquia: "Hacer Discípulos".

Los subobjetivos:

* Acogida.
* Corrección Fraterna.
* Hacer Discípulos. 
* Comunidad. 
* Encuentro. 


¡¡¡Juntos Caminando Hacemos Parroquia!!!


ORACIÓN
Jesús y María, habéis compartido totalmente el sufrimiento:  Tú, Jesús, en la cruz; y tú, Madre, a los pies de la misma. La lanza ha traspasado el costado del Salvador y la espada ha traspasado el corazón de la Virgen Madre.
En realidad, hemos sido nosotros con nuestros pecados los que hemos causado tanto dolor.
Aceptad nuestro arrepentimiento, nuestra debilidad, que siempre corre el riesgo de traicionar, renegar y desertar.
Aceptad el homenaje de fidelidad de todos los que han seguido el ejemplo de san Juan, que permaneció valientemente junto a la cruz.
Jesús y María, os doy el corazón y el alma mía. Jesús y María, asistidme en mi última agonía. Jesús y María, que entregue en paz junto a vosotros el alma mía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario