La Vicaría Norte recibe los Símbolos de la Misión: "Alguien me espera"




Las Comunidades Parroquiales de Ntra. Sra. de Guadalupe (Toscal-Longuera. Los Realejos) y San Antonio de Padua (Puerto de La Cruz), se hicieron presente, en la tarde del Domingo de Pentecostés, 4 de junio de 2017,  junto a nuestro párroco, y las más de 70 parroquias de la Vicaría Norte de la isla (Desde Tacoronte a Buenavista del Norte), en la celebración de la eucaristía de entrega de los Símbolos de la Misión, presidida y predicada por nuestro Obispo Diocesano, en el pabellón del Colegio de Los Salesianos en la Villa de La Orotava. 


Bernardo Álvarez destacó en su homilía los aspectos centrales de la solemnidad de Pentecostés. Igualmente puso de relieve la importancia de que cada cristiano, en razón de su bautismo, es un  misionero. En este sentido, el obispo, subrayó algunos pasajes de la exhortación del papa Francisco: La alegría del evangelio. 
En la misma, entre otras cosas, si invita a todos los católicos a renovar el encuentro con Jesucristo y a compartir esa experiencia. Además, Bernardo Álvarez, quiso explicitar la necesidad de realizar correctamente un primer anuncio, con aquellas personas con las que habitualmente convivimos, ya que no es lo mismo una vida con Jesucristo que una vida sin El. 
Por último, el obispo invito a hacer vida la afirmación de la Cruz de la Misión: alguien me espera, y a seguir llevando adelante el sueño misionero de llegar a todos, siempre guiados por el Espíritu Santo. "Ahora toca a cada parroquia concretar acciones específicas. Cada una de acuerdo con su realidad"-enfatizó.




















En las periferias nos quiere Dios. El Espíritu con su acción nos precede, y nos fortalece interiormente para ser testigos del evangelio. La Cruz con la frase Alguien me espera recuerda nuestro ser discípulos misioneros (obispo Álvarez en la Eucaristía de la vicaría del norte de Tenerife).

¡¡¡La Iglesia con Todos y entre Todos. Soy Tierra de Misión!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario