Una iglesia que ora está protegida por el Señor y camina acompañada por él



“Una Iglesia que reza está protegida por el Señor y camina acompañada por él. Orar es encomendarle el camino, para que nos proteja. La oración es la fuerza que nos une y nos sostiene, es el remedio contra el aislamiento y la autosuficiencia que llevan a la muerte espiritual. Porque el Espíritu de vida no sopla si no se ora y sin oración no se abrirán las cárceles interiores que nos mantienen prisioneros”.

“Qué urgente es que en la Iglesia haya maestros de oración, pero que sean ante todo hombres y mujeres de oración, que viven la oración”, indicó el Papa Francisco. 

Fuente: Aci prensa.

¡¡¡La Iglesia con Todos y entre Todos. Soy Tierra de Misión!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario