Ermita de San Juan en el municipio de Güímar- Tenerife. Bien de Interés Cultural.


La Ermita de San Juan, situada en el municipio de Güímar, es uno de los legados históricos- artísticos del municipio que en mejor estado de conservación se encuentra. 
San Juan de Güímar, Güímar de Arriba o barrio de San Juan, es el fruto de los comienzos del heredamiento del valle, donde nace de forma oficial este municipio del sureste de la isla de Tenerife.
Desde el año 1553 se ofrecían Misas por el cura beneficiado del Valle, según se puede apreciar en los protocolos del escribano Sánchez de Urtarte.

La ermita se caracteriza por su sencillez y rusticidad en lo que a su construcción se refiere, de planta rectangular, puerta con arco de medio punto de piedra, al igual que lo eran sus esquineras. En la fachada aparece un frontón colocado posteriormente y que impide ver el tejado a cuatro aguas. 
La puerta es de dos hojas centradas dentro de otra de mayor tamaño que se abre en dos por su centro. Ambas con sistema tradicional de apertura de giro y gozne.  El seguro está compuesto por la tradicional tranca de madera que abarca todo el ancho del vano y encaja en unos rebajes laterales. 

Los muros laterales son de mamposteía, gruesos, enjalbelgados de blanco contrastando con la fachada, blanca y lisa. Posee dos ventanas fijas de arco de medio punto. 

En su interior destaca el Arco Toral, arco de madera, que divide la nave principal, destinada a los fieles, del presbiterio a una mayor altura.
 El Arco Toral está recubierto de tablas pintadas con amarmolados, con tres medallones con figuras de santos, los de los extremos son San Pedro y San Pablo, identificados por los atributos que portan. En el medallón central se observa una figura nimbada portando una cruz y vistiendo sobrecapa de armiño blanca y negra y capa púrpura, haciendo alusión al personaje regio San Luis Rey de Francia, declarado santo por el Papa Bonifacio VIIII en el año 1927.  Estas pinturas corresponden a la época de la restauración de la ermita en el siglo XVIII. 
El artesonado de la nave principal es sencillo y responde al esquema mudéjar con almizate plano y tirantes en las esquinas.

 El Púlpito realizado con decoración policromada en la madera, contiene pinturas de los cuatro evangelistas y se las vinculan al taller del pintor Cristóbal Hernández de Quintana (1651- 1725). 

En los faldones del artesonado del presbiterio se adivinan dibujos geométricos o florales de estilo similar al utilizado por el pintor gaditano Manuel López Ruíz en la decoración de otras capillas del municipio. 
Todo el testero del presbiterio está ocupado por un elegante retablo restaurado por Ebe Rosa Palarea en el año 1997, articulado en tres calles, separadas por pilastras adosadas de un orden que puede identificarse como una simplificación del corintio. 
En el zócalo, que imita piezas de diversos mármoles, se encuentra la mesa del altar que representa una estructura abocinada. Sobre el zócalo un piso bajo, donde se abre la hornacina del Sagrario. En las calles laterales existen dos interesantes cuadros de la Virgen de Los Remedios y del Cristo de La Laguna donados por D. Luis Tomás Baulén de Ponte Fonseca. Ambos son óleos sobre lienzo. 
La estancia siguiente es la principal, alberga la hornacina de la imagen titular de la ermita.
Otra de las obras legadas por D. Luis Tomás Baulén a la ermita de San Juan es un sillón castellano auténtico del siglo XVII. Respaldo alto, tachonado de clavos de cobre formando severo adorno. Cuerpo oscuro, repujado en estilo morisco. Se conserva el relieve del repujado a través de los años.
Son interesantes dos cuadros de reducidas dimensiones que se hallan en las calles laterales del piso del sagrario. Dentro de los magníficos marcos tallados en dino rococó dorados y parcialmente policromados, se encuentran materiales, tejidos, encanjes, etc. Los temas representados son de San José y el niño Jesús cargando con la Cruz. 
En las paredes del presbiterio se encuentran recuadros pintados en grisalla sobre fondo amarillo con escenas referentes al ciclo iconográfico de San Juan, a cada lado se observan dos escenas y dos figuras. 

Izquierda:

* Nacimiento del Bautista.
* Predicación en el desierto.
*Imagen femenina que representa dos caras y portando una lira, se considera la representación de la vanidad. 
* Imagen referida a la Justicia.


Derecha: 

* Bautismo de Cristo.
* Decapitación del Bautista.
*Figura con la cabeza de San Juan apoyada en una columna, puede tratarse de Salomé. 
Mujer que derrama el ocntenido de dos frascos, referida a Salomé. 





La imagen de San Juan es una escultura de talla exquisita en buen estado de policromía y estofado. Posee un elegante movimiento en contraposto, sus facciones son serenas y proporcionadas. Estilo barroco del siglo XVIII.


Aún falta por restaurar el artesonado del presbiterio y el Arco Toral. 

Fuente del texto:

* Programa de las Fiestas de San Juan Bautista 2003. Francisco Remedios Acosta. 

* Protocolos de Sánchez de Urtarte.

* Guía de Recursos Patrimoniales del Sureste de Tenerife.

* Barrio de San Juan. "Cuna del Heredamiento del Valle de Güímar". Francisco Remedios Acosta. 

Galería de Imágenes de Gabriel Benítez Pérez. 




















No hay comentarios:

Publicar un comentario