Jornada por la Vida



El 25 de mar­zo se ce­le­bra la Jor­na­da por la Vida con el lema, “La luz de la fe ilu­mi­na el atar­de­cer de la Vida”. Como cada año, los obis­pos de la Sub­co­mi­sión Epis­co­pal para la Fa­mi­lia y la De­fen­sa de la Vida ha­cen pú­bli­co un men­sa­je. En esta oca­sión ha­cen una lla­ma­da: “Por un ma­yor cui­da­do y amor a nues­tros en­fer­mos y an­cia­nos”.
Por un ma­yor cui­da­do y amor a nues­tros en­fer­mos y an­cia­nos
Por un ma­yor cui­da­do y amor a nues­tros en­fer­mos y an­cia­nos Para abor­dar la cues­tión de los úl­ti­mos com­pa­ses de la vida es ne­ce­sa­rio si­tuar­nos en una pers­pec­ti­va ade­cua­da que par­te, na­tu­ral­men­te, de co­no­cer la ver­dad pro­fun­da del ser hu­mano y del sen­ti­do de su exis­ten­cia. No es po­si­ble cap­tar la ri­que­za in­son­da­ble y la dig­ni­dad de cada per­so­na si no es a la luz del amor que, como lám­pa­ra pre­cio­sa, nos hace cap­tar la ver­dad y el sen­ti­do úl­ti­mo de la reali­dad. Es en la ex­pe­rien­cia amo­ro­sa don­de se re­ve­la la irre­du­ci­ble ori­gi­na­li­dad de cada per­so­na con­cre­ta. Y ser per­so­na en­tra­ña es­tar cons­ti­tu­ti­va­men­te abier­to a la tras­cen­den­cia e in­cli­na­do a la co­mu­nión con Dios y con los de­más. Cada uno de no­so­tros es un don en sí mis­mo y para los de­más y solo po­drá rea­li­zar la ple­ni­tud de su exis­ten­cia cuan­do sale de sí para en­tre­gar­se o, en pa­la­bras evan­gé­li­cas, per­der la pro­pia vida, eso sí, para en­con­trar­la de modo pleno y de­fi­ni­ti­vo (cf. Mt 10, 39). Por cada uno de no­so­tros Cris­to ha muer­to en la cruz, y con su Re­su­rrec­ción ha roto las ca­de­nas de la muer­te.

  1. Vi­sión cris­tia­na de la de­bi­li­dad
En este con­tex­to in­ter­per­so­nal, el su­fri­mien­to, la en­fer­me­dad y la muer­te cons­ti­tu­yen un mis­te­rio que ape­nas al­can­za­mos a com­pren­der, y, sin em­bar­go, de un modo u otro, a to­dos nos afec­ta. Pero tam­bién te­ne­mos ex­pe­rien­cia de que son reali­da­des que, vi­vi­das bajo la mi­ra­da de Dios que es amor, le­jos de da­ñar la dig­ni­dad del hom­bre y su li­ber­tad, cons­ti­tu­yen una oca­sión ex­cep­cio­nal en la que se re­ve­la la gran­de­za de nues­tra exis­ten­cia. En este sen­ti­do, el papa Fran­cis­co ha rea­li­za­do la si­guien­te afir­ma­ción:
«Co­no­ce­mos la ob­je­ción que, so­bre todo en es­tos tiem­pos, se plan­tea ante una exis­ten­cia mar­ca­da por gran­des li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas. Se con­si­de­ra que una per­so­na en­fer­ma o dis­ca­pa­ci­ta­da no pue­de ser fe­liz, por­que es in­ca­paz de rea­li­zar el es­ti­lo de vida im­pues­to por la cul­tu­ra del pla­cer y de la di­ver­sión. En esta épo­ca en la que el cui­da­do del cuer­po se ha con­ver­ti­do en un mito de ma­sas y, por tan­to, en un ne­go­cio, lo que es im­per­fec­to debe ser ocul­ta­do, por­que va en con­tra de la fe­li­ci­dad y de la tran­qui­li­dad de los pri­vi­le­gia­dos y pone en cri­sis el mo­de­lo im­pe­ran­te (…). En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so, se con­si­de­ra que es me­jor des­ha­cer­se cuan­to an­tes, por­que son una car­ga eco­nó­mi­ca in­sos­te­ni­ble en tiem­pos de cri­sis. Pero, en reali­dad, con qué fal­se­dad vive el hom­bre de hoy al ce­rrar los ojos ante la en­fer­me­dad y la dis­ca­pa­ci­dad. No com­pren­de el ver­da­de­ro sen­ti­do de la vida, que in­clu­ye tam­bién la acep­ta­ción del su­fri­mien­to y de la li­mi­ta­ción. El mun­do no será me­jor cuan­do esté com­pues­to so­la­men­te por per­so­nas apa­ren­te­men­te “per­fec­tas”, por no de­cir “ma­qui­lla­das”, sino cuan­do crez­ca la so­li­da­ri­dad en­tre los se­res hu­ma­nos, la acep­ta­ción y el res­pe­to mu­tuo (…). No exis­te solo el su­fri­mien­to fí­si­co; hoy, una de las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes son las que afec­tan al es­pí­ri­tu. Es un su­fri­mien­to que afec­ta al áni­mo y hace que esté tris­te por­que está pri­va­do de amor. La pa­to­lo­gía de la tris­te­za (…). La fe­li­ci­dad que cada uno desea, por otra par­te, pue­de te­ner mu­chos ros­tros, pero solo pue­de al­can­zar­se si so­mos ca­pa­ces de amar. Es siem­pre una cues­tión de amor, no hay otro ca­mino… El modo en que afron­ta­mos el su­fri­mien­to y la li­mi­ta­ción es el cri­te­rio de nues­tra li­ber­tad de dar sen­ti­do a las ex­pe­rien­cias de la vida, aun cuan­do nos pa­rez­can ab­sur­das e in­me­re­ci­das. No nos de­je­mos tur­bar, por tan­to, de es­tas tri­bu­la­cio­nes (cf. 1 Tim 3, 3). Se­pa­mos que en la de­bi­li­dad po­de­mos ser fuer­tes (cf. 2 Cor 12, 10)». (FRAN­CIS­CO, Ho­mi­lía en el Ju­bi­leo Ex­tra­or­di­na­rio de la Mi­se­ri­cor­dia a los en­fer­mos y per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das (pla­za de San Pe­dro, 12.VI.2016).
La con­cep­ción de las pro­fe­sio­nes de la sa­lud y de la ta­rea de quie­nes se de­di­can al cui­da­do de los en­fer­mos y an­cia­nos como ayu­da, tu­te­la y pro­mo­ción de la vida es la base de un au­tén­ti­co ser­vi­cio que bus­ca pro­mo­cio­nar y tu­te­lar la vida hu­ma­na, de modo par­ti­cu­lar aque­lla más dé­bil y ne­ce­si­ta­da. La so­cie­dad ac­tual solo con­si­de­ra va­lio­sa la vida de los jó­ve­nes, y se mi­nus­va­lo­ra la vida de los an­cia­nos y de los en­fer­mos por­que se con­si­de­ra que ya no son úti­les, al ser de­pen­dien­tes y, por tan­to, que no tie­nen fu­tu­ro. ¿No será esto una mues­tra de la fal­ta de hu­ma­ni­dad de la so­cie­dad ac­tual? Afir­ma­ba el papa Be­ne­dic­to XVI que «una so­cie­dad que no lo­gra acep­tar a los que su­fren y no es ca­paz de con­tri­buir me­dian­te la com-pa­sión a que el su­fri­mien­to sea com­par­ti­do y so­bre­lle­va­do tam­bién in­te­rior­men­te es una so­cie­dad cruel e in­hu­ma­na». (BE­NE­DIC­TO XVI, car­ta en­cí­cli­ca Spe sal­vi, n. 38).
  1. Un de­ber de jus­ti­cia y ca­ri­dad
Los an­cia­nos de hoy son los que nos die­ron la vida y nos cui­da­ron a los que aho­ra so­mos jó­ve­nes, de la mis­ma ma­ne­ra que no­so­tros cui­da­mos hoy a nues­tros hi­jos. Una exi­gen­cia bá­si­ca y ele­men­tal de jus­ti­cia re­cla­ma que aho­ra no­so­tros cui­de­mos a nues­tros an­cia­nos, y que en el fu­tu­ro nues­tros hi­jos cui­den de no­so­tros. Así lo pide la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que ha es­ta­do siem­pre en la base de toda co­mu­ni­dad. Con mu­cha fre­cuen­cia los an­cia­nos son au­tén­ti­cos de­pó­si­tos de sa­bi­du­ría y tie­nen mu­cho que apor­tar a la fa­mi­lia. ¡Cuán­tos abue­los son el au­tén­ti­co sos­tén de la mis­ma, asu­mien­do mul­ti­tud de ta­reas sin las cua­les los pa­dres no po­drían vi­vir tran­qui­los! Cuan­do el an­ciano pier­de la sa­lud fí­si­ca, apa­re­ce la de­men­cia o se des­va­ne­ce la ilu­sión y que­da a mer­ced de los cui­da­dos de los de­más sur­ge una si­tua­ción di­fí­cil para el pro­pio an­ciano y para su fa­mi­lia, que re­quie­re de la ayu­da so­lí­ci­ta de la so­cie­dad, de las ins­ti­tu­cio­nes y de la Igle­sia.
  1. Des­de la mi­ra­da de la fe
La fe en Cris­to re­su­ci­ta­do nos ayu­da a des­cu­brir en ple­ni­tud el sen­ti­do de esta eta­pa de la vida, que a ve­ces pue­de re­sul­tar lar­ga y do­lo­ro­sa. En pri­mer lu­gar, de­be­mos te­ner en cuen­ta que la vida en este mun­do es el ca­mino a la eter­ni­dad, y que el an­ciano ya ha re­co­rri­do un lar­go tre­cho. Pu­die­ra pa­re­cer que el an­ciano, al me­nos en apa­rien­cia, no tie­ne fu­tu­ro, pero la luz de la fe nos mues­tra que la ve­jez es una nue­va eta­pa del re­co­rri­do vi­tal, con sus lu­ces y sus som­bras, y que la muer­te es el paso al en­cuen­tro con Cris­to y, con su gra­cia, a la vida de­fi­ni­ti­va y en ple­ni­tud. La ve­jez se pue­de con­si­de­rar una eta­pa más del ca­mino por el cual Cris­to nos quie­re lle­var a la casa del Pa­dre. Y cuan­do la per­so­na an­cia­na se sien­te can­sa­da, y pien­sa que ya no sir­ve para nada, y sien­te la ten­ta­ción del aban­dono o de la des­es­pe­ran­za, de­be­mos ayu­dar­le a re­en­con­trar el sen­ti­do de su vida. Esta vida es siem­pre va­lio­sa y her­mo­sa a los ojos de Dios. Y así lo es tam­bién a nues­tros ojos, si real­men­te he­mos co­no­ci­do el amor. He­mos de ser muy cons­cien­tes de que el peor pro­ble­ma de los an­cia­nos es la so­le­dad. Por eso de­cía Ci­ce­rón que el peso de la edad es más leve para el que se sien­te res­pe­ta­do y ama­do por los jó­ve­nes.
El mo­men­to de la muer­te no es un paso ha­cia el va­cío, ha­cia la os­cu­ri­dad, sino que con­sis­te en cru­zar el um­bral de la puer­ta que da en­tra­da, con la gra­cia de Dios, a la vida de­fi­ni­ti­va, al en­cuen­tro con el Pa­dre que nos ama, que nos creó, que nos ha acom­pa­ña­do en nues­tro ca­mi­nar y que aho­ra nos aco­ge en su mo­ra­da eter­na. Cons­ti­tu­ye, en­ton­ces, un nue­vo na­ci­mien­to a la vida ple­na y de­fi­ni­ti­va. Dios es ante todo Dios de vi­vos, Se­ñor de la Vida. Je­sús nos ase­gu­ró que ha­bía ve­ni­do para que con Él y en Él tu­vié­ra­mos vida, vida ver­da­de­ra, vida ple­na y eter­na (cf. Jn 10, 10). En ese mo­men­to su­pre­mo de nues­tra exis­ten­cia, se hace es­pe­cial­men­te re­le­van­te el mo­rir acom­pa­ña­dos, el no afron­tar la muer­te en so­le­dad, sino en com­pa­ñía de los se­res que­ri­dos y de la co­mu­ni­dad don­de se ha desa­rro­lla­do nues­tra vida:
«Este en­cuen­tro del mo­ri­bun­do con la Fuen­te de la vida y del amor cons­ti­tu­ye un don que tie­ne va­lor para to­dos, que en­ri­que­ce la co­mu­nión de to­dos los fie­les. Como tal, debe sus­ci­tar el in­te­rés y la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad, no solo de la fa­mi­lia de los pa­rien­tes pró­xi­mos, sino, en la me­di­da y en las for­mas po­si­bles, de toda la co­mu­ni­dad que ha es­ta­do uni­da a la per­so­na que mue­re. Nin­gún cre­yen­te de­be­ría mo­rir en la so­le­dad y en el aban­dono». (BE­NE­DIC­TO XVI, Dis­cur­so a los par­ti­ci­pan­tes en la XIV Asam­blea Ge­ne­ral de la Aca­de­mia Pon­ti­fi­cia para la Vida (25.II.2008).
La Igle­sia siem­pre ha es­ta­do jun­to a los an­cia­nos y en­fer­mos ayu­dán­do­les a re­co­rrer esa úl­ti­ma eta­pa de nues­tro pe­re­gri­nar por este mun­do. Ofre­cién­do­les ayu­da ma­te­rial y es­pi­ri­tual, com­pa­ñía y con­sue­lo. Ade­más, la Igle­sia es cons­cien­te de que los an­cia­nos, cada uno en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, tie­nen una mi­sión que cum­plir. Por eso les ex­hor­ta a no aban­do­nar­se al des­alien­to; a no des­aten­der su res­pon­sa­bi­li­dad en la trans­mi­sión del Evan­ge­lio, es­pe­cial­men­te a sus nie­tos; a no de­jar de ser tes­ti­gos de la Es­pe­ran­za que nun­ca de­frau­da; a ser tes­ti­gos de una vida que siem­pre es don irre­pe­ti­ble para cuan­tos les ro­dean, signo de un amor que, le­jos de dis­mi­nuir, que­da­rá se­lla­do para siem­pre en la eter­ni­dad de Dios.
En esta Jor­na­da por la Vida en­co­men­da­mos a las per­so­nas an­cia­nas y en­fer­mas a la pro­tec­ción ma­ter­nal de Ma­ría. Ella es Sa­lud de los En­fer­mos, Es­tre­lla de la Ma­ña­na, Cau­sa de nues­tra ale­gría y Puer­ta del Cie­lo. Que se­pa­mos apren­der de Ella el amor a toda vida hu­ma­na, es­pe­cial­men­te a la más dé­bil y ne­ce­si­ta­da.
+Ma­rio Ice­ta Ga­vica­gogeas­coa, Obis­po de Bil­bao. Pre­si­den­te de la Sub­co­mi­sión Epis­co­pal para la Fa­mi­lia y la De­fen­sa de la Vida X Fran­cis­co Gil He­llín Ar­zo­bis­po emé­ri­to de Bur­gos X

Comentarios