Finalizan las IV Jornadas Diocesanas de Nueva Evangelización

Comenzó este último día de las IV Jornadas Nueva Evangelización con el rezo de Laudes guiado por el Obispo Nivariense. Este domingo 30 de abril, los casi 500 participantes en esta cita, están disfrutando de una jornada eminentemente práctica con el fin de adquirir recursos de cara a la evangelización en esta “aventura” de la Misión Diocesana en marcha.
Tras la oración, el propio obispo desarrolló una breve ponencia para situar a los participantes en el punto de partida de toda acción evangelizadora. El prelado indicó que toda acción de la Iglesia ha de tener en cuenta la situación de la persona concreta en relación a la identidad cristiana. De esta forma, monseñor Álvarez expresó que no es lo mismo intentar evangelizar a no creyentes, a personas con deseo de conocer a Jesús, o a quienes han comenzado el seguimiento de Cristo. A los primeros, se refirió el prelado, hay que ofrecer un primer anuncio, a los que tienen cierta fe, proponerles un camino de iniciación cristiana y, a los que han comenzado a seguir a Jesús, avivar su testimonio y ofrecer maneras de comprometerse.



Por otro lado, monseñor Álvarez diferenció entre diversas formas de situarnos ante la fe en relación con la vida. En este sentido, el obispo a través de un esquema visual, expresó que no es lo mismo tener a Dios en el “exterior de nuestras cosas”, que tenerlo como “parte de nuestras cosas” o en “el entorno de nuestras cosas”. De esta forma, Bernardo Álvarez hizo hincapié en que lo ideal es que Dios sea el eje, la parte central de nuestra vida que es la que hace girar todo: trabajo, salud, familia, etc.
Por último, Bernardo Álvarez también hizo una diferenciación entre “religión natural” y “religión de fe”. La primera de ellas es en la que la persona intuye que Dios existe pero no tiene claro quién es. El seguimiento, por tanto, parte más bien por la búsqueda de favores. La persona es el centro y Dios es solo visto como alguien que ayuda. El prelado, a modo de ejemplo, indicó que la “religión natural” es la de aquella persona que peregrina a Candelaria o va a misa, solo si previamente Dios le ha concedido un favor. Existe un predominio del interés personal.
Por otro lado, la “religión de fe”, es aquella, hizo hincapié el obispo, que reconoce que la iniciativa parte de Dios, que sabe que Él “nos primerea” y nos invita a la comunión. Ante esta iniciativa, aclaró, se puede “no responder, responder pero a nuestro modo o responder en la línea que Dios pide. En este tipo de religión predomina la acción de gracias”.
Bernardo Álvarez concluyó indicando que la “religión natural no es mala, siempre que la tendencia sea caminar hacia la religión de fe”. Para ello puso varios ejemplos, como los de las vidas de Abraham o la Virgen María. “Ellos aceptaron con fe lo que les pedía Dios. Por la fe lo sirvieron, no por otra razón”.
Tras la ponencia del obispo, los participantes se dividieron por zonas para trabajar el taller de este día que lleva por título “Planos para una misión”. Aunque para cada zona se ha creado una metáfora o alegoría de fondo concreta, la temática general es la Misión Diocesana en marcha. De esta forma, los miembros de la zona norte y La Laguna, se adentraron en un salón de invierno del Seminario Diocesano “convertido” en la Terminal T4 del Aeropuerto de Barajas. Los sacerdotes Elisuán Delgado y Quinidio Guerra, fueron los encargados de guiar este taller en el que el satélite, simbólicamente, es las periferias a las que estamos invitados a acudir para evangelizar.
Por su parte, los alumnos de Sexto curso del Seminario, invitaron a los participantes en estas jornadas procedentes de la zona metropolitana, a “visitar” una ciudad habitada por Dios. Los alumnos Esteban Rodríguez, Juan Pablo Mendoza y José Manuel Urbina, fueron los encargados de desgranar las actitudes fundamentales que precisa la misión en una zona más urbana que rural.
Los participantes venidos del sur de Tenerife se desplazaron a la Casa de la Iglesia para disfrutar de un parchís interactivo con diferentes casillas alusivas a diversos aspectos de la Misión. Víctor González, Juan Carlos Bagacio y Fernando Delgado dirigieron este taller que llevó por lema “Parchís para soñar”.
Por otro lado, el taller de los jóvenes, guiado por Ruth Egido, Alejandro Abrante y Alejandra Hernández ha pretendido continuar con la música como telón de fondo como herramienta de evangelización.
En cuanto a los participantes venidos de La Gomera, El Hierro y La Palma, han trabajado sobre la Misión Diocesana a través de una alegoría sobre el paso del Mar Rojo. El sacerdote David Rodríguez, junto a un grupo de agentes de pastoral de San Sebastián de La Gomera, han sido los encargados de dirigir este taller.
La jornada de este sábado concluirá con la Eucaristía presidida por el Obispo, y el envío de los agentes de pastoral, a las 15:30 horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario