Capilla de San Pedro Arriba en Güímar- Tenerife. Bien de Interés Cultural con Categoría de Monumento





La capilla declarada por el Gobierno de Canarias, Bien de Interés Cultural con Categoría de Monumentos, el 21 de febrero en el Decreto 21/20016, es una sencilla construcción del año 1794 de planta de tendencia cuadrada, de unos 45 m2 de superficie, con muros de mampostería y cubierta a cuatro aguas de teja árabe. Su elemento más representativo es la gran portada de medio punto en cantería. Como prolongación de la fachada aparece un alpende de madera sostenido por finos pilares de idéntico material y cubierto de chapa metálica ondulada. En el interior, las pinturas murales representan las Virtudes Teologales, del pintor madrileño Ubaldo Bordanova, de la segunda mitad del siglo XIX,  que sufrieron durante el final de la Segunda República, una explosión que dañó las pinturas llenándolas de metralla. El pintor tiene su obra más conocida en Canarias en el templo del Salvador de Santa Cruz de la Palma.  La capilla  de San Pedro de Arriba también posee los símbolos de la Pasión y las armas del titular de la capilla.



Entre sus bienes muebles destacan:

* Un cuadro de la Cátedra de San Pedro Apóstol.

* La Imagen de San Pedro "El Chiquito", réplica del patrón canónico del municipio y obra de Ezequiel de León en 1956. 

* Dos imágenes de la Semana Santa güimarera: Cristo Atado a la Columna (Miguel Espuig, Valencia 1960) y la Virgen de las Aguas (Francisco Romero Zafra, Córdoba, 2006).

El entorno de protección acoge una casa terrera y un par de inmuebles de dos plantas, entre los que destaca el situado frente a la plaza, con ordenación simétrica de vanos en la fachada, ventanas mixtas de cojinetes y cristaleras y cubierta de tejas a cuatro aguas. Frente a la capilla, la plaza constituye el escenario de diversos actos durante las fiestas patronales.





No hay comentarios:

Publicar un comentario