LA NOCHE CON JESÚS. “Sin el culto eucarístico, como su corazón palpitante, la parroquia se vuelve estéril"



La Comunidad Parroquial de Ntra. Sra. de Guadalupe, en Toscal-Longuera de Los Realejos, sigue apostando para convertirse en una parroquia eucarística. El lunes 29 de octubre de 2018, se celebró una nueva cita con el proyecto pastoral denominado: "La Noche con Jesús", de 21:00 a 21:30 horas, en el Templo Parroquial.  Aún sabiendo nuestro párroco, que es un objetivo a largo alcance, se han ido poniendo unas bases muy importantes a lo largo de estos 9 años, en los que la Parroquia ha estado en Salida Misionera centrada en el objetivo de la Evangelización.   

* Durante 9 años hay Adoración Eucarística cada martes desde las 16:30 a las 18:00 horas. Acompañado del Rezo del Rosario y de las Vísperas. A continuación celebración de la eucaristía. 

* Durante 9 años, se viene realizando las "Tardes con Jesús", todos los domingos, a las 17 horas, visita al Santísimo Sacramento, con Rezo del Rosario y Vísperas. 

* Cada tercer sábado de mes, se expone el Santísimo al finalizar la Eucaristía y se procesiona por la Plaza de Guadalupe. 

* Y desde el curso pastoral 2017- 2018, la Comunidad Parroquial ha puesto en marcha el Proyecto denominado "La Noche con Jesús". Los Lunes de 21 a 21:30 horas, en el Templo Parroquial o en la Ermita de La Gorvorana, se expone el Santísimo Sacramento y se celebra una vigilia de oración. 

 Favorecer la oración ante el Santísimo, la cual dispone para celebrar la Eucaristía y prolonga las actitudes cultuales y existenciales que ésta suscita. Decía Juan Pablo II que “la presencia de Jesús en el Sagrario ha de constituir como un polo de atracción para un número cada vez mayor de almas enamoradas de Él, capaces de permanecer un largo rato escuchando su voz y casi sintiendo los latidos de su corazón. ¡Gustad y ved qué bueno es el Señor!”. Una concreción para nosotros es facilitar la visita al Santísimo Sacramento, disponiendo y estableciendo que la iglesia permanezca abierta el mayor tiempo posible. También es importante que el Sagrario esté en lugar destacado y sea fácilmente identificable.  Otra acción concreta es promover la adoración eucarística mediante la exposición solemne del Santísimo y la bendición eucarística, de tan abundantes frutos para la vitalidad de la parroquia. La adoración eucarística es la continuación natural de la celebración. En definitiva y como dice nuestro párroco muchas veces, “sin el culto eucarístico, como su corazón palpitante, la parroquia se vuelve estéril".  Un catequista, un voluntario de Cáritas, un miembro de la Hermandad, una persona que limpia el Templo Parroquial, un sacristán, miembros del Coro Parroquial, etc, que no  visiten con frecuencia al Santísimo Sacramento, tienen los días contados indica nuestro párroco. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario